Wimbledon


Siempre (como la mayoría, supongo) asocié Wimbledon con el tenis e imaginaba que más allá del All England Lawn Tennis, no había otra cosa. Bah, sí, gente y casas y negocios pero no me hacía una imagen de esta ciudad.

El otro día la visitamos y quedé encantada. Visitamos zonas residenciales, parques y lindas callecitas. Me cansé de sacarle fotos a mansiones, una más linda que la otra, algunas espectaculares.

Como por ejemplo:





Por momentos me parecía estar caminando por la zona de las barrancas en Quilmes, la zona residencial. Las casas son muy de ese estilo.

Luego recordé que originalmente en la zona residencial de Quilmes vivían muchos ingleses. Entonces entendí por qué se me hacía tan familiar.

Se llega muy fácil, un viajecito de unos 25 minutos en subte te deja en la estación Wimbledon. Al salir, te encontrás con un shopping enorme, con muchos bares y restaurantes, muchos negocios.

Pero era un día de sol muy lindo, así que no nos metimos adentro de nada, empezamos a caminar.

Pasamos por St Mary’s Church, donde se encuentra la tumba de Lord Wimbledon.

St Mary’s Church

A la entrada está el pequeño cementerio con tumbas antiquísimas.

La caminata se hace bastante empinada, tanto, que desde una de las calles se puede tener una vista del centro de Londres.

El centro de Londres a lo lejos.

Después de ver mansiones y mansiones, llegamos a Wimbledon Common, que es un parque enooooooorme, parecido al Pereyra Iraola.

Se ven muchas familias con niños, en bicis, caminando, con perros o a caballo.

Este es el camino para andar a caballo, vedado a los ciclistas.

Dentro del parque se encuentra el museo del molino.


Rodeando una parte de este parque, hay muchas otras mansiones. Esto se debe a que muchos londinenses con dinero comenzaron a construir sus casas hacia el final del siglo XVII, por la cercanía a Londres. Por eso es que también se ven muchas casas pequeñas que habían sido construidas para que vivieran allí los obreros.

Un ejemplo de las casas para obreros.

Hay un parque muy bonito, bien cuidado, que se llama Cannizzaro Park. Lleva el nombre de un duque siciliano que vivió en la residencia que se encuentra allí. Esa residencia es ahora un hotel y tiene un lindo restaurant que da a los jardines.

A la entrada te encontrás con esta especie de tetera deformada llamada Fuente del Milenio.

Será una fuente, pero para mí es una tetera surrealista!

Los jardines son públicos, uno puede tomar el té o comer en el restaurant y salir por la puerta principal del hotel sin problemas.

Cannizzaro House desde el jardín.

Otros lugares:

Evidentemente antes era un banco, ahora es un pub.

King’s College School, una escuela super exclusiva para varones.

Wimbledon Society Museum.

Qué regio! Un semáforo para quienes están a caballo. Noten que el botón está bastante alto.

Qué sorpresa!