Paseando por South Bank


South Bank es la parte sur del río, hay un lindo camino para seguir y se pueden ver monumentos y lugares de interés. Puede llevar su tiempo recorrerlo si uno parara para ver obras de arte en el Tate Modern o una obra de Shakespeare en el Globe Theatre.

Debo confesar que yo todavía no he entrado al Tate Modern porque lo conocido como arte moderno no es muy de mi interés. Iré en algún momento con alguien que sepa y para eso estoy esperando a mi amiga Mariana y a su esposo Horacio, ya que los dos son pintores y escultores así que me van a desasnar bastante.

Pero quisieran acompañarme en este paseíto?

Vayamos entonces.

Comencé mi recorrido saliendo de la estación de subte Southwark. Me encontré con este edificio increíble:

Se llama Palestra y es un edificio de oficinas. No se imaginan lo alto y grande que es.

Me habían dicho en la estación que si quería llegar hasta el Tate Modern debía seguir los palos de luz naranjas.

Imposible perderse!

Cuando pasé por debajo del túnel que ven en la foto de arriba, me encontré con esto:

Se puede llamar a ésto intervención urbana? Se veía muy real.

Siguiendo mi camino me encontré con otro edificio enorme, modernoso y raroooo:

Este edificio se llama Blue Fin Building.

Y siguiendo por esa callecita

Monument To The Unknown Artist (Monumento al artista desconocido).

Por lo que googleé por ahí, la inscripción significa “No aplaudan, sólo arrojen dinero.”

Llegué a este edificio maravilloso, gigante, el Tate Modern, el museo de arte moderno. Antiguamente era una central eléctrica y fue cerrada en 1981. En el 2000 reabrió como museo. La entrada es libre y gratuita, sólo se paga la entrada a exhibiciones especiales.



Siguiendo el camino, ahí nomás te encontrás con mi puente favorito, el Millennium Bridge, peatonal, grande, lindo.

Esta foto la saqué desde abajo, pero se puede ver la gente cruzándolo. Y ahí, ese domo es el de la catedral de St Paul.

Y a tus espaldas se encuentra el Globe Theatre.


Este teatro existió en épocas de Shakespeare y se incendió en 1613. En 1997 se reconstruyó y lo hicieron tal cual y de la misma forma que entonces: Es todo de madera y no se usó un solo clavo, todo está encastrado. Las columnas que sostienen un pequeño techo sobre el escenario y parecen de mármol, son de madera pintada.


Las obras que se representan allí son todas las de Shakespeare. Hay asientos de madera y podés llevarte tu propio almohadón. Si no, si querés estar más cerca del escenario, pues te quedas parado ahí en lo que vendría a ser la platea. Y si te duele la cintura o la espalda, te prevengo: las obras de Shakespeare son laaaaaaaaaaargas, en inglés antiguo y no hay luces ni efectos especiales. (O sea, un bodrio y te lo dice una recalcitrante profesora de inglés!)

El portón tiene símbolos de las distintas obras de El Bardo.

Seguí caminando y me encontré con este lindo pub.

Se llama The Anchor Inn y data de 1775.

Me metí por este túnel y al final se ve el museo The Clink que es el nombre que se le da a la cárcel. Antiguamente era una cárcel para deudores. Ahora es un museo con muñecos de cera.

Y aquí un hermoso barco reconstruído. Se llama The Golden Hinde y fue usado por Sir Francis Drake para circumnavegar el globo.

The Golden Hinde.

Finalmente llegué a Southwark Cathedral, una hermosa catedral con lindos jardines.

Nos propusimos recorrer Londres a pie para concerla mejor. Entonces trataré de postear más seguido sobre nuestros recorridos. Les interesa?