Mi Tecito

Así como Noelia, la maestra creada por Antonio Gasalla, tampoco yo “no puedo estar sin mi tecito”.

Acá es fácil hacerse adicto al té porque es muy barato y aparte los ingleses lo toman con la misma asiduidad con la que nosotros tomamos mate, o sea, a cada rato! Y uno los ve y se engancha!

Claro que el té no cae como el mate. Por lo menos a mí me altera (más!) los nervios si tomo más de uno por día y luego me cuesta dormir de noche. Así que disminuí el hábito hasta tomar uno por día. Y con leche. Y sin azúcar.

Oh sí, la mayoría de los ingleses lo toman así y me acostumbré aunque, cuando escuché ésto por primera vez, puse la misma cara que habrán puesto ustedes. Pero les aseguro, se siente mejor el sabor del té y de la leche. Y de paso cortan varias calorías.

En esta tierra bella hay muchos lugares bellos donde tomar tés, o cream teas, los tés con tortitas y sandwiches.

Lo más común es que el té venga acompañado con sandwiches hechos de pan de molde sin los bordes marrones y rellenos de:

– egg mayonnaise and watercress (una mezcla de huevo duro picado, mayonesa y berro)

– cucumber (mi favorito, pan untado con manteca y/o mayonesa y con pepino crudo cortado en láminas)

– fetas de salmón ahumado

También agregan uno o dos scones (un cream tea que se precie debe contener al menos uno y tibio) generalmente con pasas de uva. Y para untar sobre el scone, se sirve clotted cream (crema con alto contenido de grasa, batida bien espesa, tanto que tiene la consistencia de una manteca blanda pero con gusto a crema – slurp!) y mermelada.

Y puede completarse con alguna que otra torta dulce.

Ahora bien, formas de hacer el té hay varias y cada uno tendrá su método o no. A muchos les parece un espanto el saquito de té, a otros que las hebras son de snobs, qué sé yo, eso va en gusto de cada uno.

Si eligen hebras, lo que hace todo el mundo es, antes de que el agua rompa el hervor, poner un chorro dentro de la tetera, la sacuden un poquito y tiran el agua. Esto es para calentar la tetera y que el té se conserve caliente por más tiempo. Luego se agregan las hebras, el agua y se deja reposar tanto tiempo según la intensidad con que se guste tomarlo aunque lo máximo es alrededor de 4 minutos.

Este es el momento en que se puede cubrir la tetera con un cubre tetera o tea cosy. Hay modelos para elegir, uno nunca sabe con qué quedarse. Me parece una costumbre muy monona.

Cuando estamos todos listos para tomar el té, ponemos un coladorcito sobre la taza, pero, si uno lo va a tomar con leche, generalmente se vierte primero la leche en la taza y luego el té, así (dicen) no se escalda la leche.

Si se lo quiere con limón, se agrega una rodaja finita de limón en el fondo de la taza y luego el té. (Basta con esa costumbre de apretar el gajo de limón que con los chorros que salen disparados para cualquier lado podemos dejar ciego a más de uno!)

Y una vez que todos nos hayamos hecho los finos con estas instrucciones, empezamos a morfar!

Delicious!