Volver

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno…
(Volver – Carlos Gardel)

Generalmente nunca comento cuándo voy o vengo de Argentina (tengo mis razones) pero esta vez lo haré.

Pasé unos días de calor, de frío tal que tuve que taparme con frazada y cubrecama, y de mucha familia, de mucho cariño, abracitos y besos con mamá y papá. Mi gata está cada vez más loca e indiferente, aunque esta vez parece que empezó a comer recién a los dos días de irme. Será que me extrañaba? Viniendo de ese felino lo más probable es que haya estado empachada!

Mummy and Daddy’s girl: Mi mamá, tentada de la risa, y mi padre, el último comunista, como lo llamo yo. Cuándo vas a dejar de usar esas camisas!

Algo lindo que pasó fue encontrarme con algunas de mis compañeras del colegio, nos vimos después de tanto tiempo, en dos oportunidades. La primera, en la casa de Silvana, donde conocí los hijos de algunas y la segunda, en un restaurant de Quilmes, para cenar.

Valeria, Mónica, Silvana, Gabriela, Patricia, Claudia y Fernanda.

Se imaginarán lo muuuucho que hablamos! Llevé un álbum de fotos viejas, fotos que había sacado en el cole y en Bariloche y nos divertimos recordando aventuras.

Y me encontré con Araceli y Gabe.

Tratando de hacer foco adentro del auto.

También fui al teatro, fuimos a ver Hairspray, mamá, papá y yo. Pobre mi papá! Se la bancó como un duque! A mí, como ustedes saben, la película y la banda de sonido me enloquecen pero la versión argentina… Está más para destacar el talento de todos que el ritmo de la obra. Por momentos había como baches, andá a saber si fue porque era la segunda función del sábado que fuimos a ver y estaban cansados…

Mi mamá salió bárbara!

Pinti, genial como siempre, la gordita protagonista muy talentosa, en realidad, todos todos tienen muy buena voz. La Pata Etchegoyen hace lo que puede, derrapó más de una vez, afina pero no es cantante. El chico, el protagonista, es divino, Laura Oliva es una genia pero con los personajes que le daban, parecía una caricatura. Salo Pasik es un viejito piola y cuando canta con Pinti “You’re timeless to me” se viene el teatro abajo.

Fui a la casa de Betelgeuse; creo que junto con Silvia Laura, las tres rompimos el récord de charla! No parábamos! Mientras tanto, Pablo, un santo, nos cebaba mates.

Qué linda familia!

Y conocimos a Sofía, la primera sobrina que tiene Ale.

Ale, Sofita y yo.

Ví a muchos tíos y primos queridos, tomé incontables mates y comí todo todo lo que pensaba comer:

– Sandwiches de miga.

– Masas finas.

– Asadooooooooooooooooo.

– Todas las achuras posibles.

– Facturas.

– Fideos tirabuzón.

– Berenjenas al escabeche como sólo las hace mi padre.

– Estofado de pollo como sólo lo hace mi madre.

Solamente me quedó comer un choripán en la Costanera, pero ya lo haré cuando vuelva.

Y me corté el pelo. Y me operé con láser los ojos. Veo todo y de todo! No lo puedo creer!

En fin, estoy contenta de haber estado con todos, de haber visto algunos de mis sobrinos y a mi hermana y de venir contenta.

Y ahora, que ya estoy acá, también estoy contenta.

Life is good.