Navidad en Londres

You better watch out, you better not cry
Better not pout, I’m telling you why:
Santa Claus is coming to town.
(Santa Claus Is Coming To Town – Frank Sinatra)

El otro día de compras, imposible no tentarse con estos muñecos que después no sabés dónde guardar!

Desde que vivo aquí, yo siento que la navidad es navidad. Será que crecimos con esa influencia europea de Papá Noel re abrigado, todo blanco de nieve que, a pesar de que en Argentina solíamos pasar las fiestas en familia, contentos y muertos de calor, acá, solos los dos y muertos de frío… también la pasamos bien!

Las fiestas nunca me pusieron nostálgica, sólo hubo un año que estuve triste de verdad y sin ganas de reunirme porque fue el año que falleció mi hermana, pero ésa fue la única vez. Siempre me dejé influir por el espíritu navideño (sea éso lo que sea).

Entonces acá en Londres a partir del 1 de diciembre escucho por las tardes nada más que villancicos (muchos cds vienen de regalo con revistas o diarios y son todos tradicionales) y veo películas navideñas, voy al super y empiezo a pensar qué cocino y qué me conviene comprar pre hecho para el 25 y el 26 (feriados) y me entretengo con eso.

El día en sí comemos a la noche, miramos películas o el ranking de canciones navideñas que pasan todos los años por la tele y llamo a Argentina para saludar cuando son las 12 acá.

Recomiendo a todos ver, cualquier día después del 20 de diciembre, Love Actually. Considero que es LA película, ideal para Navidad. Cómo uno ansía esa época noventosa pre locura 2001… (Vos, que estás tan enamorado de Colin Firth, con esta película vas a babearte como nunca!)


Aquí se acostumbra a ver las siguientes propuestas para regalo: Mientras en Argentina los negocios de lencería están llenos de bombachas rosas y bikinis, acá se ve muchísima pero muchísima lingerie erótica o con mucho leopardo y puntillas. Bueno, no sólo en los negocios de lencería, en cualquiera que venda ropa.

A propósito, se venden muchos vestidos de fiesta y smokings, maquillaje y accesorios.

También se ven muchas canastitas con diferentes productos para darse baños de inmersión: sales, geles, aceites, almohadita y antifaz, todo monono haciendo juego.


Lo mejor es que los grandes descuentos comienzan a partir de la primera semana de diciembre! Es increíble pero se pueden conseguir cosas a mitad de precio!

También se venden muchas películas y juegos de familia, mucha bebida alcohólica (por supuesto!), muchos chocolates y muchas galletitas de manteca.

De cena, lo tradicional es el pavo o ganso (suena más fino decirlo en inglés: goose) y las mesas se decoran, según el gusto y preferencia de la familia, con velas y confetti que dice Merry Christmas y lo que nunca falta en ninguna mesa es el Christmas cracker y los mince pies, como expliqué acá.

Confetti. Es la palabra que se usa para nuestro papel picado y esto que ven aquí son frasecitas que dicen Merry Christmas y son muy muy chiquitas y se desparraman sobre la mesa de Navidad.

Mince pies. El relleno suele ser de 13 frutas secas hechas puré y mezcladas con alcohol.

Un cracker.

Las oficinas de correo anuncian cuál es la fecha límite para mandar encomiendas y postales a diferentes partes del mundo para asegurar que lleguen a destino antes de Navidad.

Es todo un tema acá las postales. Todo el mundo intercambia postales, en el trabajo, por ahí un vecino con el que tenés confianza, entre la familia, etc.

Entonces es muy común que se compren hilos con pequeños broches para colgarlas a medida que van llegando o displays de cartón.

Las tarjetas colgadas y sujetadas con brochecitos.

Un display de cartón.

Hay algo que se llama Advent Calendar y eso es algo que reciben la mayoría de los niños a partir del 1 de diciembre: cada día comen una golosina hasta el día de Navidad. Las golosinas las encuentran abriendo unas ventanitas. Algunos de éstos son de cartón con personajes del momento y llegan a veces hasta el 31 de diciembre. La mayoría terminan el 24 de diciembre.

Un Advent Calendar de cartón con algunas ventanitas abiertas.

Algunos otros son de tela con bolsillitos donde se colocan las golosinas.

Un Advent Calendar de tela con los bolsillitos.

Pero a mí lo que más me gusta son las medias! Son todas hermosas!

Estas botas están en el Primark. Fíjense que hay botas para ponerle al perro y al gato de la casa. Otra costumbre de aquí: regalos hasta para la mascota.

Y también se acostumbra a comprar bolsas de agua de goma (sí, como usan los viejos en las películas!) pero muy mononamente escondidas…