Instituto La Providencia

Sometimes I get the feelin’
I was back in the old days – long ago.
When we were kids, when we were young
Things seemed so perfect – you know.
The days were endless, we were crazy, we were young.
The sun was always shinin’ – we just lived for fun.
(These Are The Days Of Our Lives – Queen)

Era cantado. Ibas y te sacaban a bailar, te preguntaban el nombre e inmediatamente: “A qué colegio vas?” y vos decías “A La Providencia” y te preguntaban “Dónde!?!?”.

Quién conocía ese colegio!?! Pues nosotras y nuestras familias aparentemente!

Comencé el secundario en 1983 y cuando estaba en séptimo grado y hubo que elegir colegio, yo quise ir al mismo que había ido mi hermana mayor. No sé, me despertaba curiosidad el hecho de ser un colegio de chicas solamente. Que sea de monjas me tenía sin cuidado.

Tuve que hacer el examen de ingreso, como se estilaba en esa época. Y en marzo de 1983, empecé.

Me acuerdo que formábamos en el patio, una fila para cada año, o sea, cinco. Y como máximo eran como 35 por curso, el más populoso primer año por supuesto.

El primer día, cuando se cantó el himno, casi me desmayo de la risa contenida al escuchar las vocecitas, casi angelicales, de todas nosotras, las chicas, cantando al unísono. La hermana rectora era la Hermana Ceferina, chiquita, algo calentona, quien se subía al escenario todas las mañanas, ponía un cassette de La Aurora tocada al piano, para escuchar mientras se izaba la bandera. No la cantábamos y ella pulsaba STOP cuando la bandera llegaba hasta arriba; no importaba en qué parte estaba la canción, la cortaba abruptamente.

Después rezábamos una oración que entre otras cosas decía “ilumina nuestra inteligencia, dirige nuestra voluntad, a fin de sacar provecho en estas horas de clase”. Luego la monja hablaba por micrófono de esto o aquello, de algún santo, de alguna regla a seguir (“Chicas, no se puede venir a la escuela maquillada.”) y nos despachaba a las aulas.

De allí egresabas con el título Bachiller Mercantil, que en cualquier colegio se cursaba en 6 años. Pues en La Providencia se cursaba en 5. Esto significaba que todos los días teníamos 8va. o 9na. hora. En primer año era 9na. todos los días menos uno que era 8va. En cualquier otro colegio había 6ta. y alguna que otra 7ma.

Teníamos materias que cuando las nombrábamos los que iban a colegios más normales nos miraban raro: Taller de Lengua, donde una monja nos enseñaba a hablar y nos hacía pasar a cada una al frente a hablar de cualquier cosa y luego corregía expresiones, pronunciación, etc.

Los docentes, la verdad, recordándolos a la distancia, no eran tan malos como lo creíamos en ese momento, pero recuerdo a algunos muy excéntricos y, como tengo buena memoria de cosas que hacían o decían, me parece que en muchos casos nos han faltado el respeto. Y mucho. Todo por creerse estrellas o con el poder de jugar con tus sentimientos, sabiendo que con un 1 te podían quebrar.

Con quien yo me divertía más era con la profesora de matemática que tuvimos desde 2do. hasta 5to. Se llamaba María Sara Lata Sánchez y era un show! Era temida pero había días que venía enchufadísima y yo no paraba de reírme al ver las cosas que hacía o cómo hablaba. Era de cambiar mucho el tono de voz, de ser tan gráfica que al explicar que las fracciones equivalentes son infinitas, empezó a escribir una tras otra tras otra hasta pasar del pizarrón a la pared.

La odiamos todo el secundario pero terminamos eligiéndola para que nos entregara los diplomas cuando egresamos.

Araceli, Valeria, Claudia, Ivana, Fabiola y yo. (Año 1986)

En el 86 el colegio festejaba los 50 años, las Bodas de Oro. Se venían preparando desde principio de año, había un acto, un desfile por la calle, vinieron unos policías que hacían piruetas sobre motos, etc. Cuando llegamos al colegio temprano antes de que empezara todo, nos encontramos con un graffiti que una bandita de novios de algunas (que sabíamos quiénes eran) habían escrito con aerosol en la pared del colegio Felices Bolas de Oro.

Nadie del colegio comentó nada, nos habremos reído un poco pero la verdad, che, qué mal tino, qué mala leche, cómo habrán reaccionado las monjas al levantarse temprano y ver semejante cartel!!!

Esto fue un 26 de noviembre, un día como hoy. Seguramente hoy o en algún sábado de éstos se reunirán las ex alumnas como se empezó a hacer desde 1994. Yo fui todos los años hasta que me vine a vivir aquí.

Pero a la distancia, saludo a mi querido colegio que ahora es mixto, debe tener más alumnos pero estoy segura de que todos los egresados de allí llevamos al colegio en un rinconcito de nuestros corazones.

Ara y yo. (Año 1986)

Gracias Ara por las fotos!

Christmas Lights

A beautiful sight
We’re happy tonight
Walking in a winter wonderland.
(Winter Wonderland – Frank Sinatra)


Qué hermosas son las luces de Navidad! Toda la ciudad está lista para recibir a Papá Noel y uno no sabe para dónde mirar!!!!

Regent’s Street.

Calle lateral a Oxford Street.

Muñecos de Nieve gigantes suspendidos sobre Carnaby Street.

Sobre Oxford Street hay prácticamente un shopping por cuadra. Y los decoran así:

Este es el shopping Debenhams.

Este es el shopping House of Fraser.

Las vidrieras de Selfridge & Co., Selfridge’s para todos (el shopping más posh de Oxford Street) siempre son temáticas y siempre están ricamente adornadas. Parece que este año el lema es The More, The Merrier que puede traducirse como “Cuánto más (personas), más divertido”.

Árboles de Navidad a la entrada de Selfridge’s.

Miren todos los Santas que hay! Todos con diferentes profesiones!

Santa Delivery.

Santa Lavandero.

Santa Golosinero.

Santa Peluquero.

Santa Guarda de subte. Las puertas se abrían y cerraban constantemente, era un pedazo de subte de verdad!!!

Santa dándose un baño de inmersión.

Guilty Pleasure

Literalmente podría ser traducido como “placer culposo” pero leí por ahí que lo más acertado sería “placer inconfesable”. Son esas cosas que nos gustan y nos daría vergüencita reconocer…

Yo me tiro a la pileta…

Por supuesto que lo que puede ser un guilty pleasure para mí es algo que a otro tal vez no le resulte como tal. Cada uno tiene su gusto y creo que tiene que ver con la historia personal y familiar que vos consideres algo un placer culposo.

En el tema web, me encanta leer Dlisted, Perez Hilton, me divierto muchísimo, sobre todo con el primero.

También, cómo no, los chimentos de Primicias Ya, Hace Instantes y Sólo Enigmáticos.

Pero la ídola total es Lorna!

Con respecto a la música, me encanta escuchar las canciones de comedias musicales, sobre todo, Hairspray, The Sound of Music y Grease!!!

Pero también tengo CDs de ABBA y Carly Simon! Y de Billy Joel!

Si pienso en el pasado, a mucha honra me gustaban Menudo, Parchís y Luis Miguel. (Ahora Luis Miguel no me gusta, no me van los boleros y él perdió carisma, me gustaba cuando cantaba “Somos dos, dos enamorados de un amor dulce, libre y claro”)

Con respecto a la lectura, leo todo lo que sea realeza inglesa, si es sobre biografías de alguna princesa olvidada, mejor. Y hasta hace poco estaba suscripta a una revista llamada “Royalty”.

No miro mucha tele pero no me pierdo ni un documental de la realeza, de antes o de ahora. Y toda noticia sobre la reina, el Charles, la Camilla, todo me gusta! Todo me interesa!

Ah, seguro que al leerme habrán arrugado la nariz o, como dicen acá, doblaron los dedos del pie (una expresión que significa que alguien está incómodo).

Pero olvídense, acá les doy vía libre para que confiesen uno o dos. Lo harían?

Harrods


Antes de ayer volví a darme una vueltita por este lugar que tiene todo y de todo: lo último en tecnología, lo más refinado, lo más clásico, lo caro y lo normal, lo último de lo último y más, mucho más.

Pero, gordita de mí, yo siempre termino por el Food Hall, que es un patio de comidas donde en realidad se vende cualquier cosa comestible, cualquier clase de pescado, ave, tortas, chocolates, dulces, tés, cafés, uffff, pero hay pocos asientos para sentarse, en realidad son sillas altas puestas en algunos mostradores donde cocinan in situ.

Yo compro unos bolos de arroz y algún que otro pan en la sección panadería. Y no crean que porque es Harrods es más caro. Las cosas son al mismo precio que en cualquier otro lado donde se haga lo mismo con igual calidad.

Harrods cuenta con 5 pisos sin contar la planta baja y un primer subsuelo.

La decoración por sectores es un poco kitsch pero se lleva, uno igual no deja de sorprenderse.

Este sector es decorado con motivos egipcios.

Y aquí, en la parte donde se compran carteras hay unas esfinges con la cara del viejo Fayed.

Harrods fue fundada por Charles Harrod y en el año 1889 la familia vendió el negocio y decidió cotizar en bolsa. Y en 1985 fue comprado por los hermanos egipcios Fayed.

Estatua de cera de Al Fayed en una de las entradas.

El apellido Fayed se hizo aún más conocido con la muerte de Lady Di ya que su novio, Dodi Fayed, murió también en ese accidente y desde entonces el padre sostiene que dicho accidente fue, en realidad, un atentado. En febrero de este año se sentenció que no. Por eso encontrás esto:

Son Dodi y Diana. Y abajo dice “Víctimas Inocentes”.

Y en el descanso encontrás este libro donde vos escribís tus condolencias y arriba se puede leer “En memoria de Diana Princesa de Gales y Dodi Al Fayed muertos el 31 de agosto de 1997”.

El interior de un ascensor.

Y uno de los tantos baños. Este me gustó más porque es clásico. Hay otros mucho más modernos y hasta tenés perfumes de los caros para perfumarte.

No se alcanza a apreciar porque están de perfil pero sobre la mesa hay dos espejos ovalados con marcos de madera.




Ya está todo listo para la Navidad. Un ejemplo de los tantos árboles decorados en el sector Christmas World.

Very British.

Esto es un entre piso, lo ves mientras subís o bajás las escaleras mecánicas.

Para seguir babeándose, pueden hacer click aquí.

Niño Rico, Niña Pobre

Siempre que Ale y yo hablamos de nuestras respectivas infancias, yo termino pensando lo del título. Sí, claro que es exagerado pero no puedo sentirme de otra forma!

Mi infancia fue normal pero en familia clase media-medio-venida-abajo. Me acuerdo que una vez, cuando yo tenía 11 años, mi papá quedó sin trabajo y, a pesar de que nunca nos faltó un plato de comida, se notaba que costaba comprar las cosas.

Aparte mis viejos siempre fueron muy frugales y nunca nos compraban más cosas de las que necesitábamos. No comíamos galletitas todos los días, golosinas nunca; mayonesa, paty, salchicas… qué era éso!?!?!? Ni hablar de las gaseosas. Todo eso se comía en los cumpleaños.

Quiero aclarar de todas maneras que, a pesar de ésto, mi infancia fue la de una niña contenta. Y como en casa el dinero no sobraba, pues tampoco a mí se me ocurría pedir cosas. (Se ve que en ese sentido era una niña buena, a pesar de que me peleaba con todo el mundo!)

Pero tenía tele y veía propagandas. Y deseaba tener el Packo Pega (No, che! Era un pegamento y venía de muchos colores) “El Packo Pega? Yo los tenía de todos los colores y de tamaño grande!” A gatas mi madre pudo comprarme uno blanco y chiquito.

Del sitio de Damián.

Yo deseaba el Maletín Puky, el que contenía maquillaje para las muñecas… “Vos, si hubieses sido mujer, seguro que lo tenías!”

Soñaba con tener un Segelín. “Ah, sí, yo lo tenía aunque era muy chiquito y no me dejaban usarlo”. Revancha! A los 30 años lo vi en un catálogo de Avon y me lo compré! Y todavía lo tengo ahí en la caja, sin abrir, pero el gusto me lo dí!

Estoy segura de que no pagaban ningún royalty! Miren la cara de ese Mickey! Y la cabezota deformada de Donald!

El Cerebro Mágico! Yo quería jugar con uno! Y no lo tenía! Y cuando tuve como 13 años mi vecina hizo limpieza de juguetes de su infancia y me lo pasó. Je. Un poco tarde.


Y cuando había que comprar figuritas para el álbum de turno? El mío casi siempre estaba vacío, realmente costaba comprar un sobrecito de tres o cuatro míseras figuritas. Y de qué me entero? El niño quiso llenar su álbum de figuritas del momento y se compró una caja de paquetes!

El álbum de figuritas Muñecas!

A Alicia la pobre no le pudieron comprar muchas cosas. Si le regalaban un cuentito para pintar, pintaba un poquito cada día, para que no se terminara enseguida. Pero si le regalaban un libro para leer… lo devoraba! Y pedía más! Pero como no había más dinero, estaba la biblioteca de donde estudiaba inglés.

Así y todo, mis padres nunca me dieron la sensación de que vivieron con culpa o angustia el hecho de que no pudieran darnos más. La escuela primaria fue gratuita y mi papá que sabe de cualquier cosa mucho, nos ayudaba con los deberes. Y había que pagar inglés y las clases de guitarra y Bellas Artes para mi hermana.

Y no me amargaba. Por eso pienso que uno de chico se sobrepone fácilmente o sortea los obstáculos más estoicamente que los adultos. Y se adapta rápidamente a la falta de algo material.

Pero todavía sigo abriendo muy grande los ojos cada vez que menciono algún juguete que quería tener y Ale dice “Ah, sí, yo lo tenía!”. La niña que alguna vez fui no puede dejar de sorprenderse.

Un cachito de Argentina

Desde que vinimos a vivir aquí, país lejano y distinto del nuestro si los hay, hemos encontrado cachitos de Argentina en cosas cotidianas o no, pero muchas veces inesperadamente. Y nos ponemos contentos.

Año 2006. Fuimos a ver el partido Argentina- Brasil al estadio que se inauguraba con ese partido amistoso, el Emirates Stadium. Primera vez para mí en ir a la cancha. Estaba repleto, la gente tomaba cerveza y no hubo un solo incidente. La remera que tengo puesta la compré acá.

Esto lo encontramos en Harrod’s. Era una exhibición de distintos productos argentinos, entre ellos, obvio, los vinos!

San Martín no vivió en esta casa pero sí estuvo un tiempo. Es a la vuelta de la casa de Sherlock Holmes, cerca del museo de cera Madame Tussaud.

Qué rico! En el supermercado Casa García, que queda en Notting Hill y vende de todo, sobre todo productos españoles e italianos.

Propaganda de un nuevo jueguito para la Xbox. El Messi con la camiseta del Barça y esos dos chicos de camiseta blanca están, no sé si se dan cuenta, en la Plaza de Mayo.

Otro cachito de Argentina acá.

Barack Obama, Presidente Demócrata

Desde siempre, mi presidente favorito de EEUU fue John F. Kennedy: alto, lindo, glamoroso, inteligentísimo, demócrata y (lo mejor para muchos) católico. Crecimos con esa propaganda, incluso la imagen de la familia Kennedy, siempre sentados vestidos de blanco, los patriarcas John y Rose rodeados de su infinidad de hijos y nietos, todos con esos dientes blancos, tan parecidos a los Osmond… En fin…

Para colmo, John y Robert murieron asesinados, más para cargarle santidad a la familia. Por eso fue un shock leer una biografía, bastante gordita, de JFK y descubrir que casi todo era cartón pintado, sobre todo Bobby Kennedy!!! Era terrible! Por demás ambicioso, por demás inescrupuloso!

Bueno, igual, todos sabemos que es así y siempre es así. Pero ésto que escribo, quiero aclarar, está más allá de las ideologías que cada uno pueda tener y la opinión personal y formada que cada uno tenga del país del norte. No me interesa trenzarme en discusiones de café.

Bush, sus bushisms, su ineficiencia, su cara de nada, su poco poder de concentración (como está descripto en un libro que leí hace poco) es a América lo que fueron Menem y De La Rúa juntos a Argentina. Proporcionalmente, me atrevería a decir.

Entonces con un ejemplar así, te alegrás de que se vayan los belicosos republicanos y asuma Barack Obama. Aunque sea nomás, como proponía en su campaña, para un cambio.

Y bueno, ganó. Demás está decir que ya me cansaron esos titulares de que la gran noticia es que asume un presidente negro. Wow, che, después dicen que no son racistas. Qué diario ha publicado un titular sin ese adjetivo? La noticia fue que ganó un candidato demócrata. Punto.

Desde hoy, Barack Obama es mi presidente favorito porque me gustó su infomercial de 30 minutos (está en Youtube y con subtítulos en español, en 4 partes, parte 1, parte 2, parte 3, parte 4) aunque, obvio, estaba en campaña.

Además de ser profesional, serio y elocuente, también es mi favorito porque es el abanderado del cambio. Y cada vez que hay cambio, hay esperanza.

Welcome, Mr President, Barack Hussein Obama. Que le vaya bien, así nos va bien a todos.

De todas formas, mi presidente americano favorito siempre será David Palmer y ya 24, en ésto que a muchos sorprende, fue un pionero. Con ustedes:

Todas las voces, todas

Un día de 15 años, fui a la casa de mis primos Paula y Sergio a quedarme a dormir porque al domingo siguiente iríamos a bailar. Era verano y estábamos de vacaciones.

Hablando de la salida del día siguiente, los hermanos acotaron “A lo mejor mañana pasan la canción ‘Yo No Quiero Que Me Rompan El Ano'”.

“Qué?!!?” pregunté sorprendida.

“Sí, claro” me contestaron serios “No conocés esa canción?” “No! Cuál es?” Y se pusieron a corear tanquilitos, Yo No Quiero Que Me Rompan El Ano

Y, solidarios, pusieron un cassette y me hicieron escuchar la canción. Yo no entendía el estribillo en inglés porque al haber sido previamente condicionada, escuchaba solamente la frase que ellos mencionaron!

Al otro día fuimos a bailar y todo el mundo en Electric Circus cantaron a los gritos Yo No Quiero Que Me Rompan El Ano cuando pasaron esa canción!!! Y yo también la canté, che!

Qué canción era? Private Idaho, de B-52‘s.

Acá está el video para que canten en la parte que dice You’re living in your own Private Idaho.

El cantante es IGUAL a mi querido Gabe, nada más que con bigotes!! (No te enojes, Gabito!)

Siguiendo con esta manía, recuerdo otras canciones que cantábamos cuando íbamos a bailar y los disc jockeys solían bajar el volumen para que se escucharan las barrabasadas que decíamos! Y nos sentíamos re-piolas!

Una celebrada canción de Os Paralamas Do Sucesso llamada Óculos, la bautizamos “Yo Quiero Marihuana Para Mí”.

En la parte del estribillo donde dice Por que você não olha pra mim?

A la siguiente canción la recuerdo de cuando iba a bailar a Summum. Me causó tanta gracia ver a todos cantando mientras bailaban!!!

El tema es Rock The Casbah, de The Clash. La parte donde dice The shareef don’t like it, todos gritaban “La c*ncha de tu madre!”.

Canten, acá está el video.

Pero la inventiva no terminaba ahí. También había creatividad suficiente para inventar coros inexistentes.

Por ejemplo, en la canción La Calle Es Su Lugar (Ana) de GIT, en el estribillo donde cantan Ana, Ana, puede ser feliz igual, todos coreaban, después del nombre, “se la come!”

Una noche fue GIT a tocar a Electric Circus y cuando vieron que todos coreaban eso, ellos también se prendieron y lo cantaron también!!!

Ahí va el video.

(El tema muy The Police, pero Guyot no es igualito a Bruce Springsteen!?!?)

Otro corito (Misóginos!): Se acuerdan del tema Sussana? Bueno, en el estribillo donde el grupo The Art Company cantaba Sussana, Sussana, I’m crazy loving you, todos coreaban, al ritmo de la canción, después del nombre, “La put@!”.

Traten ustedes de insertar el coro cuando escuchen el estribillo acá.

Por último, en el tema No Me Dejan Salir de Charly García cuando canta Estoy verde, no me dejan salir!, todos contestaban “Jodete por b*olud*!”

El imaginario popular y adolescente no descansaba! Era una forma de transgredir, ahora esos coros y letras se pueden escuchar en cualquier canción, si te descuidás! (En la tele ni hablar, no?)

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: