Oxford

El otro día fuimos a pasear a Oxford. Quisimos aprovechar el sol DIVINO que había y tomamos el tren hasta esta hermosa ciudad.

El viaje duró una hora. Un tren veloz, ultramoderno, silencioso, suavecito, cómodo, que da para que, en otro post, le muestre a Cristina las clases de trenes que hay en este país y ya sé que ella tiene la mejor intención y quiere que sus ciudadanos vivan el primer mundo, pero primero, arreglemos el jardín antes de comprar enanos. (Ay, perdonen, se me acaba de ocurrir esta frase, espero que se entienda lo que quiero decir…)

Mientras reflexionamos sobre el estado de mi salud mental, les muestro un poco de la campiña inglesa (lo poco que pude filmar, porque el tren era tan veloz que por ahí Ale decía “Uy, mirá aquello” y cuando yo alzaba la vista, ya me lo había perdido!).

Llegamos a la una del mediodía (porque era sábado y no nos levantamos temprano) y tomamos un tour a pie con un guía que se contrataba en la oficina del turista.

El tour no comenzaba hasta las 2 y media así que paseando por el centro encontramos un French Market y nos metimos y vimos (y compramos) quesos y salames diferentes, no lo pudimos resistir.

Como tampoco pudimos resistirnos a estos camarones gigantes al ajo, que un señor francés preparaba y vendía sin parar!

Los camarones gigantes al ajo. (Parecen gatas peludas rosas!)

Se hizo la hora y fuimos al encuentro del guía, Joseph – me acabo de dar cuenta, se llamaba igual que el guía de Praga! Y en verdad, era igual al guía de Praga, en el sentido de que se iba por las ramas y por momentos la visita se hacía tediosa pero como lo de alrededor era tan grandioso y espectacular, uno se podía distraer un poco.

El pasto del quad en Lincoln College.

Al igual que en Cambridge, está terminantemente prohibido pisar el césped que hay en cada college. Solamente lo pueden pisar los profesores.

Si Cambridge se caractiza por los científicos que egresan de ella, Oxford puede jactarse de sus egresados que se especializan en economía y política y muchos terminan en el gobierno. Un ejemplo es que todos los primer ministros de Inglaterra desde los años 40 han estudiado en Oxford, salvo el actual, Gordon Brown, y Winston Churchill (Churchill nunca fue a la universidad).

Lincoln College.

Visitamos la Bodleian Library, una biblioteca que tiene la colección más grande de manuscritos del mundo. Entramos unos cinco minutos y no se imaginan, unos libros medievales con letras góticas, con dibujos, cartas, diarios, en fin, una colección que estaba en exhibición y que era una mínima parte de todo lo que deben tener! Pero no saben lo que se siente tener ante tu vista un librote medieval y ver sus tapas gastadas, sus hojas finitas… O te emocionás o se te cae la baba.

Si quieren tener una idea de lo que describo, clickeando aquí acceden a ver algunos manuscritos.

En esta biblioteca se filmó una de las pelis de Harry Potter, fue usada como el interior de la escuela Hogwarts. Disculpen que no les pueda decir con precisión cuál película.

La entrada a la biblioteca daba a un patio interior donde está esta estatua

La estatua de Duke Humprey.

Esta es una torre sobre otra de las entradas al patio de la biblioteca.

Esta es Radcliffe Square.

Y atrás queda esta iglesia

St Mary The Virgin.

Cuando visitamos Oriel College pudimos entrar al comedor, miren qué señorial, a mí me daría lástima morder una tostada y que se caiga una miguita! La mesa perpendicular a las demás es donde comen los profesores.

Quiero ese estilo para el comedor de mi casa!

Christ Church, de un costado.

Entrada principal de Christ Church College.

Mientras buscábamos dónde comer (cuando ya hubo terminado el tour) vimos este negocio

que de afuera no dice mucho, pero si mirás arriba…

Oh, qué sorpresa!

Este negocio aparece en uno de los dibujos (los originales) de Alicia en el País de las Maravillas. Era un negocio de golosinas que era visitado por la Alicia original, la niña que inspiró a Lewis Carroll (quien se educó y vivió en Oxford hasta su muerte).

Al lado de este negocio encontramos un lindo salón de té donde la gorda se sentó y se dió el gusto de pedir un cream tea (té con tortas y sandwiches).

Alicia, qué delicia! Sandwiches de pepino (mis favoritos), de salmón ahumado y de huevo y mayonesa. Y un cheese cake, una carrot cake y una coffee cake. Y me lo comí todo yo solita!

Y seguimos paseando…

Un equipo en plena filmación. No reconocimos al actor.

El río Thames.

Había algo que yo quería preguntarle a Joseph y le dije a Ale… Él me replicó “Qué va a saber!” pero mi curiosidad pudo más y le dije “Joseph, hay un jugador muy famoso, Maradona…” “Ah, sí sí!”, me interrumpió “estuvo aquí, dando una charla hace unos años!” “Sí! Y dónde fue?” le pregunté. Me dijo que fue en Oxford Union, en St Michael Street y ahí fuimos luego. Ya estaba cerrado, pero igual le saqué una foto:

Oxford Union.

La Municipalidad.

Carfax Tower.

Esta torre es considerada el edificio más antiguo de Oxford, es una torre anglosajona c.1040.