Camden Town

La estación de subte.

Ayer había sol, hermoso día, la verdad, y antes de dejarme invadir por el letargo, decidimos ir a pasear y fuimos para Camden Town, un lugar que hemos visitado un par de veces y como es interesante, volvimos.

En Camden uno visita los mercados, mira la gente, sus atuendos, su onda y se la pasa bien porque come rico, compra ropa y accesorios y se consigue cualquier cosa.

Hasta esto…

… o té helado de marihuana…

o las botas parecidas a las de Gene Simmons que tanto quería Ale en su adolescencia…

Muchos de los negocios y puestos de ropa son de diseño, por lo tanto, un poco caros y también hay antigüedades.

Vista de otro sector de la feria.

También hay un dique, Camden Lock, donde uno puede tomarse un bote-colectivo y pasear hasta Little Venice y volver a las dos horas.

Vista parcial de dique.

Pero supongo que lo mejor que tiene Camden es la oferta de comida. Hay para elegir de todo el mundo y a precios accesibles y uno quisiera tener un estómago de gigante y de amianto para poder comer TODO. Pero no se puede…

El “patio de comidas”. Bah, este es sólo un sector.

Así que primero comimos unas empanaditas chinas y después unas empanadas de carne y queso que compramos acá:


Y terminamos en un puesto de comida venezolana.

Y más a la tarde, comí un crêpe de caramelo, banana y frutos secos y muy para mi pesar, no lo pude terminar!!! Estaba llena!

Tratando de terminar el crêpe.

A partir de las 6 de la tarde, los puestos de comida comienzan a rebajar los precios porque se tienen que ir así que nosotros, que ya sabíamos de ésto, llevamos nuestros tuppers y nos vinimos con la cena lista para calentar en el microondas.

Como escribí más arriba, hay mucha gente producida; se ven muchos emos, punks y sobre todo, góticos. Y de todas las edades. Hay mucho viejito y viejita piola por ahí.

Fíjense algunos:



Y miren la fachada de algunos de los negocios sobre la calle principal:






Creativos, no?

Y la sorpresa que me llevé pasando por un puesto de antigüedades: