Viejita

Algunos dirán qué viejo que estás.
Por favor, hablemos de verdad.
(Cuánto Tiempo más Llevará – Serú Girán)

Me estoy dando cuenta que con los años una se va poniendo un poquito mañosa (por no decir hincha pelotas!). Y para demostrarles mi autocrítica y esperando que con ésto se me alivie un poco, paso a enumerarlas:

– No puedo sentarme a comer si no tengo una servilleta sobre la mesa.

– No salgo a ningún lado si no tengo un paquete de pañuelos descartables en el bolsillo o la cartera.

– No soporto comer comida tibia cuando se debe comer caliente.

– Me pongo insoportable si tengo sueño o hambre.

– Tengo una taza para el desayuno y otra para el té a la tarde.

– Cuando me saco los zapatos dejo el izquierdo en el lugar del derecho y viceversa.

– No tomo ni analgésico ni aspirina aunque me esté retorciendo del dolor. (Nada que no sea recetado por el médico.)

– Cuando ordeno mi ropa y zapatos siento que me estoy traicionando. (Porque odio ordenar!)

– Cuando algo me interesa soy una lectora compulsiva del tema.

– Cuando me contradicen me salta la tanada y grito, protesto, me enojo, lloro (según la intensidad de la discusión) y a los cinco minutos estoy como si no hubiese pasado nada!

…Ah, si!!! Ahora les toca a ustedes…