Fotos de Praga


Ale subió todas las fotos de Praga con explicación y mapa a la derecha con la ubicación geográfica.

También hay fotos de la nueva Terminal 5 en Heathrow con ascensores inteligentes ya que bajan o suben solos, sin llamarlos, porque tienen unos sensores de personas (qué se yo cómo se dice pero ustedes me entienden, no? Díganme que sí!).

Pasen y vean por aquí.

3 días en Praga

Vista de las torres de Nuestra Señora de Tyn.

– Quisieran servirse algo más?
– Yo quisiera un té.
– Oh, lo siento, pero la máquina de calentar agua no funciona, si nos demorábamos en repararla hubieran tenido que cancelar el vuelo así que decidimos despegar.
– Bueno, no importa…

– Les puedo ofrecer champagne… Si quieren, les puedo dar la botella para llevarse…

– No, gracias, no tomamos champagne.

– Oh, yo tampoco, sólo me baño en él!

Maravilloso el viaje en avión a Praga!

Pasamos tres días en esta ciudad hermosa por donde se la mire, sobre todo admiramos la arquitectura de los edificios de diferentes estilos y los puentes y calles empedrados.

Primer día en Praga

Plaza de la Ciudad Antigua.

Llegamos el viernes a la noche y el sábado, después de desayunar, comenzamos nuestro tour a pie por el centro. Fuimos a la Plaza de la Ciudad Antigua, vimos y escuchamos el reloj astronómico y, a pesar de la lluvia interminable e ininterrumpida, caminamos por el puente Carlos V y dentro de todo la pasamos bien. (No pregunten más! Hay días en que los matrimonios preferimos el silencio absoluto antes que ladrarnos!)

El reloj astronómico.

Entrada al puente Carlos V.

Antes de viajar tenía mis reservas con respecto a Praga: me la imaginaba una ciudad lúgubre, gris, una típica ciudad soviética. Pues no, es tranquila, segura y, sobre todo, colorida: dominan los colores pasteles y los edificios decorados con estatuas, muchas iglesias y lo que más me gustó: muchos tranvías.


Segundo día en Praga

– Qué saben de Praga, del Comunismo en Praga?
– No mucho, por eso tomamos este tour.

– Ah qué bien! Así que no saben nada sobre la historia de Praga?

– No…
– Bueno! Ahora van a aprender! De dónde son?

– De Argentina.

-Ah! Argentina! La capital es San Pablo, no?

– No!

El segundo día estuvo mejor en todo sentido, y ya no llovía, así que decidimos contratar un tour a pie, el tema: Praga bajo el Comunismo. Josef era nuestro guía personalizado, ya que sólo Ale y yo contratamos el tour!

Josef resultó simpático y un ejemplo de historia viva ya que él vivió bajo el régimen soviético y te dejaba bien claro que lo aborrecía hasta los huesos. Nos mostró unos cuantos edificios utilizados por el régimen aunque nos aclaró que Praga no estuvo tan influida porque, dentro de todo, se podía salir del país libremente aunque sí sufrieron el racionamiento.

Nos contó sobre la Revolución de Terciopelo también.

Conmemorando la Revolución de Terciopelo.

Josef se iba por las ramas y el tour, originalmente de una hora y media, se extendió hasta casi dos horas. Lo saludamos con un apretón de manos y nos fuimos a comer a un restaurant de típica comida checa.

Che! Yo hago guisos más ricos. Qué goulash ni goulash!

Sí me tenté con un trdlo, una especie de cañoncito sin dulce de leche ni ningún relleno sólo cubierto con azúcar. Se amasa y se hornea y en minutos está listo!

La gorda no se pudo resistir… (Estaba muy caliente, recién horneado!)

Al caer la tarde tomamos otro tour a pie. Esta vez, Fantasmas de Praga!

El guía un chico divino, muy parecido a Axel Rose de joven pero con cara de bueno, vestía una capa negra y nos hablaba muy misteriosamente, tuvimos que agudizar nuestros oídos, tenía un acento muy fuerte y entre el misterio de su relato y las pausas que hacía, no nos dábamos cuenta si debíamos responderle algo o no…

Quienes me conocen bien saben que no canto lírica pero soy capaz de despacharme con mis buenos agudos. Muy bien, Praga tuvo el placer de escucharme cuando en el medio de una callecita apareció alguien vestido de fantasma y con una máscara de un bicho! Era parte del tour! Desde ese momento, no tuve más frío! Qué susto!

Golem! No conocía esta leyenda. Y ustedes?

Ambos tours fueron muy interesantes ya que nos llevaron por callejuelas que de otra forma, no creo que hubiésemos accedido.

Kafka y Praga

Quisiera desde el fondo de mi alma poder escribirles acerca de Kafka y Praga. Pero debo confesar que todavía no leí nada de este afamado escritor. Así que no me puedo hacer ni la culta ni la bohemia. Lo mío es la literatura inglesa aunque les prometo que antes de jubilarme voy a leer algo de Franz. Por ahora, a quienes sí lo hayan leído, los deleito con las siguientes fotos:

Estatua en el barrio judío.

Kafka y Borges en Buenos Aires.

Tercer día en Praga

Visitamos el barrio judío y, una lástima, nos olvidamos que se festejaba el Pésaj así que estaba todo cerrado. Hicimos algo de shopping y almorzamos en un shopping donde nos sentimos como en Londres: había muchos negocios de este país!

Sinagoga con decoración morisca.

A la tarde regresamos, tomamos el avión y llegamos a casa. Yo quiero volver!

Yapa: Humor Checo

Baño de hombres en un shopping.

Y éso!?!?!?

El Rey Wenceslaus, menos mal que es un santo!

Perritos y calles limpias. Uno saca una bolsita de papel que contiene un cartoncito que se puede usar como palita.

Pachucho

El viernes pasado, a las 9 de la mañana, Ale empezó a quejarse de un dolor en el costado derecho de su abdomen. A los 15 minutos ya no sabía cómo sentarse, pararse, moverse, nada.

Llamamos a NHS Direct que es una especie de hotline donde te “atiende” una enfermera, te hace preguntas en particular y te dice qué hacer, algo bueno para un hipocondríaco pero no para mi Ale que se estaba retorciendo de dolor.

Decidimos ir a la clínica más cercana y en la sala de espera, Ale que es tan discreto y callado, estaba quejándose del dolor casi a los gritos.

Fuimos a un consultorio y la doctora pensaba en una apendicitis así que decidió mandarnos al St Thomas’s Hospital de urgencia. Ella, mientras tanto, enviaría un fax con la información sobre Ale.

(Nos recomendó que tomáramos un taxi, si pedíamos una ambulancia podría tardar más).

En el taxi Ale seguía quejándose y cuando llegamos al hospital, en la guardia (“A&E“: Accidents and Emergencies) fui a la recepción y dije que deberían tener un fax con nuestros datos, fueron a buscarlo y sí, ahí estaba e inmediatamente lo llevaron a un pequeño consultorio donde le extrajeron sangre y le tomaron la presión.

Para ésto, Ale parecía que estaba a punto de parir. Nunca lo había visto así! Nos llevaron a otro lugar y ahí le pusieron suero y morfina. Y lo monitoreaban a cada rato. Y venían médicos y lo miraban y lo examinaban y decían que lo más probable era apendicitis y que había que esperar a los cirujanos.

Se le pasó un poco el dolor y decidieron internarlo. Lo llevaron a otra ala del hospital para esperar cirugía.

Vista que tenía Ale desde su cama en el St Thomas’s Hospital.

A eso de las 5.30 de la tarde, llegó un cirujano, leyó la información que había en la carpeta que estaba al pie de la cama y lo tocó un poco y dijo que apendicitis no era, sino una piedra en el riñón.

Ordenó unas radiografías y ver cómo evolucionaba. Ale, para este entonces, se sentía un poquitín mejor.

Al rato apareció la enfermera con un menú para que eligiese qué quería comer. A mí me ofrecieron un té. Y a cada rato venían a ver si teníamos una jarra con agua fresca.

Luego de que Ale cenara, me enteré que no me podía quedar porque las visitas son hasta las ocho. Así que tuve que dejar a mi maridito solo pero bien cuidado, las enfermeras me inspiraron confianza porque ellas trabajaban a la salida de las habitaciones, ahí tenían sus escritorios. O sea, estaban cerca.

Al otro día Ale fue remitido al hospital de al lado, el Guy’s Hospital y ya estaba mucho mucho mejor, no tenía ningún tipo de dolor. Estaba en el ala de urología. Y decidieron dejarlo para ver de qué tamaño era la piedra y para controlarlo mejor.

Esta es la cama que estaba enfrente de la de Ale, igual que la de él.

Al otro día le dieron el alta, unas cajitas con remedios y un amable apretón de manos de parte del enfermero.

Esta es la cama de al lado. Esa tele también era un monitor de PC y tenía internet (había que pagar £2.90 por día). E incluía teléfono (el de la izquierda) y el de la derecha de la pantalla es el control remoto y en la parte de atrás, teclado. Noten también que hay un frasco. Ese frasco contiene alcohol en gel y está en cada cama, a la entrada de cada ala y en los pasillos. Es una nueva medida, es para que la gente se limpie las manos antes de estar en contacto con los internados.

La parte de atrás del control remoto.

Cuando estábamos guardando las cosas, le dije a Ale que me gustaría hacer una donación al hospital, nos habían tratado tan bien, le hicieron un montón de estudios, nos dieron los remedios, etc., todo gratis… Pero recordé que todo esto fue gracias a los altos impuestos que todos, incluso nosotros, pagamos y entonces pensé “No, está bien, es como tiene que ser, uno paga los impuestos y luego es retribuido de esta manera, o sea, cuando uno necesita de un servicio como la salud, pues aquí está”. Entonces no me dió tanta culpa…

Y una grata sorpresa saliendo del Guy’s Hospital…

Dr Brian May

It ain’t much I’m asking, if you want the truth
Here’s to the future for the dreams of youth.
(I Want It All – Queen)


Un breve mensaje para los que se creen unos bananas y prefieren hacerse los rock stars y burlarse de los que estudian:

SE PUEDE SER UN ROCK STAR Y ESTUDIAR!

Brian May es doctor en astrofísica y, ahora, rector de la universidad!

Encuesta:
Quién te parece más inteligente?

a- Brian May
b- Pity
c- Pomelo

Acá Ale, preguntándole algo de… astrofísica?

Maratón en Londres 2008

Un ejemplo de personas que corren por una causa.


Tal como el año pasado, la maratón de Londres pasó cerca de casa. Igual que el año pasado, camino al supermercado saqué algunas fotos.

Las diferencias fue el tiempo: el año pasado un día hermoso con sol, hoy con lluvias intermitentes y yo apurada yendo a comprar antes e ir al hospital a ver a Ale. Ya les contaré, pero está todo bien por suerte.

Vieron la cantidad de botellas tiradas por todos lados? Cuando volví del súper, a la hora, ya no había casi nadie corriendo y estaban los barrenderos empezando su trabajo. Cuando volvimos del hospital, a las 5 de la tarde, las calles estaban impecables.

Les dejo unas fotos divertidas y una filmación donde van a poder ver más disfrazados.


Muchos se disfrazan para llamar la atención y recaudar fondos para alguna entidad.

Dónde está el Batimóvil? Batman y Robin no están acostumbrados a correr!

Salven a los rinocerontes!

Este bichito es de un video game, no?
Igual que el año pasado!

Aquí la filmación, con la gente alentando y más disfrazados!

Nieve de día

The more I see the less I know
The more I like to let it go – hey oh, woah…
People need the cover of another perfect wonder
where it´s so white as snow
(Snow (hey oh) – Red Hot Chili Peppers)


Vista desde el balcón del comedor.


Hoy 6 de abril, primavera, aquí en Londres cae nieve. Hace horas que no para de nevar.

Rezo para no enfermarme aunque yo siempre salgo con mi saquito (además del tapado, bufanda, sombrero, guantes y medibachas de lana).

El viernes fue un día divino, había sol, me encontré con algunas de las chicas por Oxford Street y yo no podía creer que estuviera afuera en camisa y no tuviera frío!

Ayer sábado, nublado y con lluvia finita, aunque al atardecer salió el sol.

Y hoy… bueno, esto que ven.

Yo no puedo con mi genio, filmé algo otra vez y notarán, cuando me escuchen, que no sé ni en qué día vivo!

Vista desde nuestra habitación.

Un cumple, una tarta

Tarta para Alita

El sábado pasado fue el festejo del cumple de Alita y fuimos cordialmente invitados. Allí estuvimos a partir de las 2 de la tarde donde comimos una picada de nachos con diferentes dips y continuamos con unas empanadas hechas por la cumpleañera y su amiga que estaban espectaculares! Riquísimas!

Yo quise llevarle de regalo una tarta de frutas, sabiendo que Alita está cuidando la silueta. Éramos muchos y entonces tuve que hacer la receta por tres.

Es una tarta de masa dulce, la base bien crocante y luego se unta con crema pastelera (que también hice) y arriba le puse frutillas, kiwis y frambuesas.

Les paso la receta de la masa?

Las proporciones son para una tarta de unos 20 cm de diámetro aproximadamente.

Ingredientes:

Harina común 150g
Manteca 60g
Azúcar impalpable 50g
Huevos 30g (un huevo chico)
Sal 1g
Esencia de vainilla 1ml

Procedimiento:

– Tamizar la harina y la sal.

– Batir la manteca con el azúcar. Si se olvidaron de sacar la manteca de la heladera un tiempo antes para ablandarla, córtenla en pedacitos, le agregan el azúcar y meten mano! (Sáquense los anillos primero!) El calor de la mano hará que la manteca se ablande enseguida y se haga una crema divina, bien homogénea.

– Agregar el huevo y la escencia y mezclar bien, hasta obtener una crema un poco más chirla.

– Agregar la harina tamizada con la sal.

– Mezclar bien hasta obtener una masa lisa. No mezclar de más.

– Poner la masa en un recipiente, taparlo y dejarlo en la heladera más de 30 minutos.

Mientras pueden hacer la crema pastelera.

– Cuando pasen los treinta minutos y/o hayan lavado todo lo que ensuciaron antes, poner un poquito de harina y amasar con cuidado la masa. Un método eficiente para amasar y que no se pegue es: poner la masa, amasar con el palote una vez, girar alrededor de 90° la masa, amasar, girar otra vez, amasar, etc., así también le vamos dando una forma más o menos redonda. Ir espolvoreando con harina debajo de la masa cuantas veces sea necesario.

– Cuando esté del grosor ideal (no muy fina, no muy gruesa) enrollan con cuidado la masa sobre el palote, y así toda enrollada la van deslizando de a poco sobre el molde.

– Como esta es una masa que se encogerá un poco cuando se cocine, tienen que cubrir un poquito más allá del borde. O sea, no corten la masa justo a la misma altura del borde, doblen la masa por encima del borde del molde.

– A la heladera otra vez, unos 20 o 30 minutos más. Mientras, vayan prendiendo el horno a 180°.

– Antes de meter al horno, cubran la tarta con papel manteca o de aluminio y muchos porotos por encima para que la masa no se levante. (No usen los porotos que tienen reservados para el truco!)

– Al cabo de 20 o 25 minutos fíjense cómo está la tarta, si ya está cocinada. Si no saben, se pueden guiar por el aroma rico o si los bordes están muuuuuy dorados.

Terminación:

– Dejan enfriar, untan con crema pastelera y decoran con frutas. (A mí, que tengo cero imaginación para decorar, me salió eso que ven arriba, pero confío en que ustedes sabrán combinar todo lindo).

– Una estrategia diviiiiina para presentar una tarta de frutas como debe ser, es que las frutas y los bordes de la masa estén súper brillantes.

– Esto se logra poniendo en una cacerolita una cucharada de mermelada de damascos y una cucharadita de agua. Y que hierva. Vayan revolviendo de vez en cuando.

– Cuando ya haya hervido y esté bastante líquido, lo cuelan y cuando la mermelada esté tibia, la pasan con pincel sobre la masa y la fruta. No saben qué lindo queda!

La razón de elegir la mermelada de damascos es porque tiene un sabor “neutro”, no interfiere con el sabor de las frutas. Aunque si la tarta es sólo de frutos rojos, entonces sería bueno que se utilizara mermelada de frutillas.

Dig in! Ale mira interesado (no sé para qué, si no le gustan los postres!) y Caro mira muy seria…

Viejita

Algunos dirán qué viejo que estás.
Por favor, hablemos de verdad.
(Cuánto Tiempo más Llevará – Serú Girán)

Me estoy dando cuenta que con los años una se va poniendo un poquito mañosa (por no decir hincha pelotas!). Y para demostrarles mi autocrítica y esperando que con ésto se me alivie un poco, paso a enumerarlas:

– No puedo sentarme a comer si no tengo una servilleta sobre la mesa.

– No salgo a ningún lado si no tengo un paquete de pañuelos descartables en el bolsillo o la cartera.

– No soporto comer comida tibia cuando se debe comer caliente.

– Me pongo insoportable si tengo sueño o hambre.

– Tengo una taza para el desayuno y otra para el té a la tarde.

– Cuando me saco los zapatos dejo el izquierdo en el lugar del derecho y viceversa.

– No tomo ni analgésico ni aspirina aunque me esté retorciendo del dolor. (Nada que no sea recetado por el médico.)

– Cuando ordeno mi ropa y zapatos siento que me estoy traicionando. (Porque odio ordenar!)

– Cuando algo me interesa soy una lectora compulsiva del tema.

– Cuando me contradicen me salta la tanada y grito, protesto, me enojo, lloro (según la intensidad de la discusión) y a los cinco minutos estoy como si no hubiese pasado nada!

…Ah, si!!! Ahora les toca a ustedes…