Oral y Escrita

I could be wholesome
I could be loathsome
(Grace Kelly – Mika)

Aprendí mi lección: Uñas cortas conservan la amistad.

Cuando uno lee, no sólo se informa sino que interpreta. Y al mismo tiempo, uno lee e interpreta con esa vocecita interior que todos tenemos y le da vida al texto. E imaginamos el tono de voz y las expresiones en la cara de quien escribió algo y procesamos todo eso de tal forma que lo que leemos nos puede caer bien o no.

Yo hablo hasta por los codos y gesticulo mucho y muevo las manos, la cabeza, hablo en voz alta, y andá a saber qué otras monerías hago.

Para que te des una idea, una vez una amiga me presentó el novio y a los 5 minutos de haber empezado a hablar no sé qué estaría contando pero levanté las manos y le clavé toda mi uña al pobre santo, en el ojo! Se tuvo que ir al baño a chequear que todavía tuviera córnea!

Y ésto a qué viene? A que yo muchas veces escribo como hablo, por eso te encontrás con muchos signos de admiración, muchas letras repetidaaaaaaaas, muchas comas, pocos puntos.

Porque quisiera hacerte leer un texto vívido, lleno de “gestos” para que no te parezca chato.

Pero, después mi querido/a, como lo interpretes vos, yo ahí ya no tengo nada que ver.

Si hay algo que te cae mal, échale la culpa a tu imaginación.

A la palabra oral se la lleva el viento. A la escrita, tu interpretación.