Abbey Road

Obvio, fue uno de los primeros lugares que visité al poco tiempo de venir a vivir aquí.

Para llegar a Abbey Road, la estación de subte más cercana es St. John’s Wood. Tiene un pequeño negocio a la salida donde cualquier fanático serio de los Beatles se gastaría todo! Las cosas que hay son divinas y uno no puede dejar de babearse.

La verdad, no lo podía creer. Crucé la calle varias veces y no era la única. Costó sacarme la foto yo sola! Siempre había alguien más!

Abbey Road es un cruce peatonal señalizado por dos postes de luces y esto indica que todo conductor tiene la obligación de parar si ve que va a cruzar un peatón.

Me acuerdo que había un chico japonés que se acostó en el medio de Abbey Road y así le sacaron una foto… Unos santos los conductores, se imaginan si hubiera una calle tan “sagrada” en Argentina? Pobre japonés, no cuenta el cuento!

Pero, claro, lo más divertido es si vas con amigos, sobre todo si son cuatro, y cruzan en fila india. Quién se saca los zapatos para ir descalzo como Paul?

(Si comparan la foto que me saqué con la original de los Beatles se darán cuenta de que el cruce fue corrido unos metros.)

Ahí nomás está Abbey Road Studios, con sus paredes blancas pero llena de graffiti que dejan los turistas, en todos los idiomas. Cada tanto las pintan de blanco, borrando lo anterior.

Se ve gente muy loca también, pero creo que entre beatlemaníacos nos entendemos porque, sinceramente, emociona estar en un lugar así.


Les gustaría “experimentar” Abbey Road? Clickeando acá van a poder verla live, a través de la cámara que la enfoca permanentemente. La cámara enfoca desde Abbey Road Studios. Si ven bien, hay una especie de monumento en el medio de un cruce de calles, ahí se para todo el mundo para sacarse la foto.

Algún gustito me tenía que dar!