La Novicia Rebelde

My heart will be blessed with the sound of music
And I’ll sing once more
(Sound of Music – The Sound of Music)

Por una ecuación tal como

(distracción argentina X distracción inglesa) + viveza criolla

sucedió que en 7 días fui a ver The Sound of Music (La Novicia Rebelde) dos veces.

Siempre me habían gustado las canciones aunque nunca, de niña, había visto la película ni había aprendido las canciones. Pero alguna vez las había escuchado y me habían encantado.

Hace un año Ale me regaló la película y cada tanto la veo.

Aquí en Inglaterra todos las saben. Los niños las aprenden de sus padres o maestros y, a su vez, éstos mismos las aprendieron de sus propios padres.

Además, es que es una comedia que se conoce en todo el mundo!

En el teatro se escucharon muchas moqueadas, he visto hasta hombres grandes enjugarse sus lágrimas, igual que mujeres y yo misma!

La primera vez que fui, los primeros 40 minutos no paré de shorar! De la emoción de ver y escuchar esas canciones maravillosas en vivo y en directo, con una orquesta divina!

Fui con Ale, se lo bancó como un señorito inglés.

La segunda vez fui con Alejandra a quien invité porque sabía que le gustaban las comedias musicales, y aparte porque me cae bien, obvio!

(Alejandra, me pareció o vos también shoraste?)

La actriz que interpreta a Maria se llama Connie Fisher, salió de un reality show.

Los decorados, no tienen una idea de lo fabulosos que son! Y las voces de todos, todos! Geniales!

Les dejo un videíto de la actriz con los chicos cantando un potpurrí de las canciones más conocidas. Está bajado de un espectacular de la tele.

Que lo disfruten!

Viajar

Desde que nacemos, hay mucha gente que influye en nuestras vidas.

Demás está decir que los padres son los primeros pero a medida que vamos creciendo, hay muchas otras personas que, a veces con una actitud o una frase, nos marcan para siempre.

Hace poco me puse a pensar de dónde habré sacado las ganas de viajar.

Hasta no hace mucho yo creía que si vos ahorrabas un poco de plata, lo más normal era irse de viaje si no tenías otro proyecto a la vista.

Pero hablando con muchas personas, me dí cuenta de que sí, les gustaría viajar pero o no tienen con quién ir, o no se animan, o les da un poco de miedito…

Entonces traté de revisar mi vida “hacia atrás” y descubrir qué o quiénes influyeron en mis ganas por viajar ya que cuando estuve sola, viajaba sola y si tenía un novio, pues viajaba con él.

(Ahora por suerte viajo con mi marido con quien me divierto muchísimo, salvo camino al aeropuerto y en el avión ya que se pone insoportableeeeeeeeeeeeeeeeeee con sus refunfuños!!!)

Primero pensé en mis viejos: pero no, paseábamos mucho hasta los 6 años, pero no íbamos más allá de Mar del Plata u Olavarría.

Después pensé en que tal vez mi abuelo, que era italiano, me transmitió “el gen de la aventura”. Es que venirse de Italia en barco, para siempre, soltero y solo, después de haber sufrido la guerra, es toda una odisea!

Pero luego apareció ella. Y recuerdo una foto que vi a mis, creo yo, 4 años y que la tengo en mi memoria y es imborrable.

Ella sentada sobre unas rocas, en Bariloche (del lugar no estoy segura), peinada igual que Jackie Kennedy, con una vincha, anteojos oscuros y vestida con unos pantalones ajustados hasta los tobillos, con zapatos chatos y mirando de costado: mi prima Irma.

Irma, en realidad, es prima hermana de mi papá. Sería entonces mi prima segunda. Cada vez que íbamos a Azul, yo miraba esa foto y me maravillaba verla en un lugar lejano y sola y tan feliz!

Sin saberlo ella (y yo menos!), la imagen que a mí me transmitía esa foto era de una mujer independiente y autosuficiente que no necesitaba de una compañía masculina para viajar o ser feliz o vivir. Simplemente ella viajaba con grupos de gente y en las fotos, ella divina y sola.

Seguí visitándola de más grande y siempre tenía algo para contar de algún viaje, siempre había una foto para mostrar.

Entonces comprendí que sí, verdaderamente Irma fue quien despertó en mí las ganas de pasear, de conocer lugares porque la foto me decía que viajando uno es feliz.

Y les puedo asegurar que, por experiencia propia, es verdad.

Boda en Valencia

El viernes fuimos a Valencia porque el sábado teníamos una fiesta de casamiento.

Nico y Elena ya se habían casado un par de semanas atrás y ahora era la hora de festejar!

Llegamos con calorcito, nos pasó a buscar Nico y de allí a su casa y de allí a un restaurant donde nos reunimos con otros amigos: Carlos de Madrid con su novia Claudine de Francia y Dalia de Sevilla.

Nos divertimos mucho, cenamos en un restaurant italiano al cual habíamos ido la otra vez que fuimos a Valencia y de allí a tomar algo a un pub.

Al otro día, después de desayunar, fuimos a un shopping porque Ale se quería comprar unas remeras y dando vueltas por allí vimos que había un spa.

Qué buenas ideas tiene Ale! A mí no se me hubiese ocurrido. Entramos y preguntamos y reservamos un masaje relajante de 50 minutos y luego un recorrido por el spa de una hora y media.

Qué bueno que estuvo todo, la pileta del spa tenía como 20 tratamientos diferentes, o sea, 20 chorros distintos, algunos más fuertes que otros, para la espalda, la cintura, los talones, las pantorrillas, la panza, la cola!!!! Fue como sentir que tenía el culo de gelatina!!! Un horror pero muy relajante!

También fuimos al sauna y al baño turco, la verdad, salimos relajaditos, blanquitos y felices!

Listos para prepararnos para la fiesta que empezaba a las 20 horas.

La fiesta

Con los novios.

Wow, la fiesta fue muy cool, muy lounge. Era en una terraza en el séptimo piso, velas, buena música, tragos (agua y coca light para nosotros) muy rica comida y Elena estaba muy linda, no podía ser de otra forma con lo bonita que es.

Ale se encontró con otros chicos de Argentina, hablamos mucho, nos sacamos fotos, estuvo todo agradable.

Tres argentinos en Valencia: Paco, Nico y Ale

La temperatura ayudó, yo no tenía frío estando en un séptimo piso terraza, lo cual es mucho decir!

En la terraza, sin frío.

El domingo

No hicimos nada! Nos levantamos temprano para desayunar solamente y luego, una siesta!

Más tarde salimos a caminar por la playa y luego nos encontramos con Nico y Elena y fuimos a cenar.

El lunes


Nos levantamos temprano y fuimos a la fábrica de Lladró.

Fue increíble, nos mostraron en una especie de laboratorio, todo el proceso, desde que se tiene la idea y se crea en arcilla hasta cuando se llenan los moldes (a mano!) con porcelana líquida.

Nos explicaron que una vez que se hacen cierta cantidad, los moldes se destruyen ya que se alisan si se usan mucho.


Lo que tiene también de particular es que se hacen moldes huecos para cada parte del cuerpo y luego se ensamblan con porcelana líquida. Por eso es que lo que caracteriza a Lladró son los mínimos detalles como las flores, los dedos de las manos y pies…

Y sobre todo la expresión en el rostro. Esto lo logran también pintando las cejas, labios y ojos con porcelana de color, ya que de esta manera no sólo se le da color sino también relieve.


Nos mostraron también cómo se realizan las flores, con porcelana de color, a mano, todo hermoso!

También vimos los hornos y luego fuimos a una exposición de distintas piezas representativas, desde los años ’50 cuando comenzaron los hermanos Lladró hasta las actuales, por ejemplo (Tota, me la perdí!) una bruta escena llamada La Reina del Nilo que costaba 120.000 euros y que justo no estaba porque se la habían llevado para exhibirla no sé dónde!


Bueno, igual le sacamos fotos a algunas.

Esta es mi favorita.

Esta es una especie de araña, son hadas aladas.

Detalle. No sé si se puede apreciar aún más, les aseguro que los pies y las manos tenían los dedos delicadamente formados.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: