Halloween

Hola cómo están todos?

Contentos porque por fin tenemos teléfono; estamos en el primer mundo pero se toman su tiempo para instalarte una línea telefónica!

Por mi parte estoy contenta también porque vino mi primo Sergio de España y se queda un tiempo con nosotros así que charlamos, buscamos trabajo juntos, y comemos!

Obviamente llegó el otoño y con él el cambio de horario, ahora hay 3 horas de diferencia y a las 4 y media de la tarde ya es de noche, ya hace frío, ya llueve, ya hay viento… Falta la nieve. Dicen que este invierno va a ser el más crudo en años, se esperan temperaturas muy bajas, cuando lo normal aquí son quince grados bajo cero en invierno, para enero y/o febrero.

Ale está bien, trabaja todo el tiempo y supongo que está contento, mucho no cuenta pero si no protesta, quiere decir que está bien.

Esta semana hice un postre con un vegetal que hay acá que se llama rhubarb y es riquísimo! Yo lo había probado hace años en lo de Jonathan una vez que lo hizo su mamá. En realidad el rhubarb es un vegetal y son unos tallos largos y rosas, tallos fibrosos y muy parecidos al apio pero un poco más gruesos y de color rosa.

Se corta en rodajas, se deja macerar toda una noche con azúcar y al otro día se lo pone al fuego que se cocine en su propio jugo y el resultado es una especie de mermelada que se deja enfriar y se mezcla luego con un postre tipo royal y crema; la verdad, mi postre favorito hasta ahora.

El 31 de octubre fue Halloween y yo estaba como loca. Ya había comprado en el super un balde con forma de calabaza y unos cuantos caramelos y unos chocolatines. Y al anochecer escuché a unos niños y puse la calabaza mirando por la ventana y al rato escucho que tocan la puerta al grito de “trick or treat!” que significa algo así “chasco o dulces” o sea, que si no querés un chasco, que les des unos caramelos.

Yo salí y les dí un chocolate a cada uno y les dije que agarraran caramelos del balde. Eran cuatro niños, dos nenes y dos nenas disfrazados y yo pensé que iban a meter la mano y se iban a llevar todo. Sin embargo, con sus deditos sacaban uno cada uno. Yo les decía que sacaran más y les daba vergüenza! Insistí y sacaron un poquito más. Después le pedí a una de las mamás que los acompañaba si me podía sacar una foto con ellos y ahora tengo un lindo recuerdo de Halloween en Inglaterra!

Los chicos se fueron y me decía “gracias por los caramelos!” y yo estaba como un chico más, aunque después de ellos, no vino nadie más. Tengo todavía el balde con forma de calabaza lleno de golosinas!

Ayer fue 5 de noviembre, Guy Fawkes Night; se celebra- es una manera de decir- un plan que no salió bien hace muchos años, por el 1600, cuando un hombre, el susodicho Guy Fawkes quiso volar con pólvora el parlamento inglés. Lo agarraron a tiempo y la explosión no pudo ser y el hombre terminó colgado de algún poste.

De todas formas, ahora se compran y se tiran infinidad de fuegos de artificio y la verdad, como nosotros tenemos unas ventanas enormes, se pueden ver este lindo espectáculo lo más bien.

Supe que se tiran más fuego de artificio en esta fecha que en Año Nuevo.

Y llegamos al 6 de noviembre, ya noche cerrada a las seis y media de la tarde, Sergio y yo en piyamas y Ale en shortcitos con su computadora del trabajo, yo con la compu de Ale y Sergio hojeando unas revistas.

Estamos tranquilos y rechonchitos.

Mándennos un poquito de calor!!!!!!