Atentado

Les cuento que hasta ayer yo estaba como sedada pero, no sé, pareciera que ahora me estoy dando cuenta de lo que sucedió. De todas formas e increíblemente, no tengo miedo y sigo viajando a trabajar como siempre.

Ayer en la escuela ni se mencionó lo que sucedió. Quién sabe si está bien, pero les digo la verdad, sirve. Una cosa es estar lejos viendo el horror y otra es tener que estar acá y seguir viviendo.

Así que mi manera de enfrentar esta tragedia es muy inglesa: seguir adelante, seguir trabajando, seguir viviendo.

En las calles sigue todo normal. Está como implícito que si uno se queda en su casa, tiene miedo y no sale es de alguna manera una falta de respeto para quien haya sido víctima del atentado.

Me enteré del ataque en el primer recreo de la mañana, en la escuela donde trabajo. Fue por mis alumnos (niños italianos de 10 a 11 años), que recibieron mensajes en sus celulares de sus padres en Italia, que supe lo que había sucedido. Qué irónico, pensé, en la primer hora les había pedido que dibujaran las cosas que más les gustaba de Londres, y muchos dibujaron el Big Ben, el Parlamento, y al volver del recreo, decidí que continuaran dibujando ya que se los veía bastante tensos.

Yo pensaba: qué hago, cómo hago, cómo se reacciona en situaciones como ésta. Y tuve la respuesta en la calle. En la calle se ve que la vida sigue y que la peor reacción que uno pueda tener es mostrar miedo y pánico: ahí se ve la vulnerabilidad que tanto se aborrece en esta parte del mundo. La gente en las calles sigue tranquila, civilizada, digna. La procesión seguirá por dentro, pero al miedo no se sucumbe.

Y Ale y yo no pensamos tener miedo. Es más, hablamos de cualquier cosa menos de lo que pasó.